Cada hora el sol lanza a la Tierra más energía de la que sería necesaria para satisfacer las necesidades mundiales de energía durante un año entero. La energía solar es la tecnología utilizada para aprovechar la energía del sol y hacerla utilizable. En la actualidad, la tecnología produce menos de una décima parte del 1% de la demanda mundial de energía.

Aunque aún estemos muy lejos de aprovechar y utilizar toda esa energía, el modelo energético está cambiando y lo que se creía imposible hace algunos años,
hoy es una realidad. Este cambio en los modelos energéticos hacia un desarrollo sostenible mediante energías renovables es una necesidad real.

 

Energía solar fotovoltaica

Con un sistema fotovoltaico podemos producir nuestra propia energía y satisfacer en gran medida nuestro consumo energético ya sea en viviendas residenciales, oficinas, hoteles, negocios o en la industria. El precio de los componentes e instalaciones ha bajado considerablemente en los últimos años haciendo cada día más asequible esta tecnología.

La luz solar es una fuente inagotable de energía libre de contaminación y a día de hoy el autoconsumo fotovoltaico es sinónimo de eficiencia, ahorro e innovación.

La iluminación es una de las principales aplicaciones de la energía solar fotovoltaica. La electricidad se puede obtener a través de dos tipos de sistemas: instalaciones conectadas a red o en instalaciones aisladas de la red eléctrica.

 

 

  • Sistemas fotovoltaicos conectados a la red: Esta aplicación consiste en un generador fotovoltaico acoplado a un inversor que opera en paralelo con la red eléctrica convencional.
  • Sistemas aislados de energía solar fotovoltaica: Gracias a esta tecnología podemos disponer de electricidad en lugares alejados de la red de distribución eléctrica. Los sistemas aislados se componen principalmente de captación de energía solar mediante paneles solares fotovoltaicos y almacenamiento de la energía eléctrica generada por los paneles en baterías.

 

Luminarias solares

La tecnología LED ha contribuido a que las luminarias solares sean cada vez más eficientes, tengan mayor rendimiento y vida útil. En este artículo te contamos más detalles sobre el LED y la iluminación.

Las luminarias solares almacenan energía durante el día y se encienden durante la noche, eliminando así su dependencia de la red eléctrica. Las luminarias solares con iluminación LED son una gran alternativa para zonas donde es difícil la instalación eléctrica y en lugares donde no llega el alumbrado público. Estas funcionan como pequeños sistemas fotovoltaicos aislados, incluyen todo para funcionar sin necesidad de elementos externos.

El sistema está compuesto por un panel solar que transforma la energía del sol en electricidad eléctrica, un sistema de almacenamiento que regula su uso y el sistema de iluminación (LED). Existen una gran variedad en el mercado con diferentes modos de funcionamiento y regulación dependiendo de la iluminación del entorno.

 

Ventajas de la iluminación solar con LED

 

    • Energía gratis ilimitada

      El sol es una fuente de energía natural e inagotable. Es un recurso que puede percibirse constante mente, incluso en días nublados.

    • Energía limpia y sostenible

      La energía solar es un recurso limpio, no origina deshechos ni residuos y no produce ningún tipo de emisiones contaminantes ni de CO2

    • Facilidad de instalación

      Como no necesitan estar conectadas a la red eléctrica no hay que montar infraestructura ni obra civil por lo que se simplifica enormemente su instalación.

  • Bajo coste de mantenimiento

    Aunque requieren una inversión inicial más alta que las luminarias convencionales, una vez instaladas tiene un costo de mantenimiento muy bajo y prácticamente no necesitan mantenimiento.

  • Seguridad

    Dado que los sistemas solares no tienen cables externos el riesgo de accidentes se minimiza.

Aunque la mayoría son ventajas, esta tecnología también tiene algunos inconvenientes. El precio va disminuyendo progresivamente pero sigue teniendo un elevado coste de inversión. Las luminarias necesitan almacenar la energía durante el día para mantener la iluminación nocturna y las baterías y sistemas de almacenaje son caros. Depende del clima y no siempre la intensidad del sol es la adecuada para un funcionamiento de flujo continuo nocturno.

Esta tecnología cada día se desarrolla más, al igual que otras energías renovables y tiene gran cantidad de aplicaciones. Una difusión más amplia y una mayor investigación sobre la fabricación y producción de sus componentes, llevaría sin duda a una reducción de los costos.